jueves, 22 de septiembre de 2016

Vente emite comunicado: Régimen cruzó la línea roja; ahora es tiempo de actuar con coraje y valentía

Venezuela: Valentía, coraje y perseverancia



 Revocatorio en 2016 o desobediencia cívica
Venezuela está clara. Enfrentamos una dictadura y por eso a nadie puede sorprenderle lo que está ocurriendo y la actuación del Consejo Nacional Electoral.
El 6 de diciembre el pueblo venezolano emitió un mandato: el cambio de régimen en 2016. El referendo revocatorio es un derecho constitucional cuyos requisitos (constitucionales y los discrecionales inventados por el CNE) han sido cumplidos con amplio margen.
Hemos planteado con claridad las 5 razones por las que el referendo revocatorio no puede ser en 2017:
  1. Significaría postergar la agonía de una Venezuela que se muere de hambre.
  1. Representaría sacar al dictador pero dejar la dictadura.
  1. Sería resolverle un problema al partido oficialista.
  1. Un militar podría llegar  a presidencia de la República gracias a este mecanismo.
  1. Aceptarlo sería la más grande traición a los venezolanos.
Ahora, con unas condiciones que no resisten el más mínimo examen democrático justo se intenta desmembrar la gigantesca e incontenible intención de todo el país, haciendo virtualmente imposible recoger las firmas en el tiempo que se establece, buscando no solo obstaculizar el legítimo derecho de los ciudadanos, sino arrebatarlo, en un signo inequívoco de los más crueles autoritarismos.
Incluso, si con un esfuerzo épico de los venezolanos, se recogieran las firmas necesarias en las condiciones planteadas, la realidad es que se ha trazado un cronograma que deja la realización del referendo revocatorio para 2017.
Por eso, para nosotros las condiciones anunciadas son inaceptables y creemos que lo que ahora procede son 3 acciones concretas:
  1. En el plano internacional, avanzar aceleradamente en el proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana, la cual ya fue activada. La comunidad internacional entendió que el referendo revocatorio en 2016 era la línea roja y hay que dejar claro que el día de ayer, el régimen la cruzó.
  1. En el plano institucional, la Asamblea Nacional debe proceder a la destitución de Nicolás Maduro por violar el artículo 41 de la Constitución respecto a su nacionalidad.
  1. En el plano ciudadano, los venezolanos debemos proceder a la desobediencia cívica no violenta con un solo y único objetivo: la remoción constitucional de Maduro este año.
Puedes seguir leyendo el comunicado en Vente Venezuela.


Te puede interesar: