lunes, 26 de septiembre de 2016

Henrique Capriles critica a los que opinan mientras viven fuera del país y le responden

En una sociedad la confluencia de actores interactuando con diversidad de criterios y expresando libremente sus opiniones ante cada uno de los eventos y decisiones tomadas por los líderes políticos, es una manifestación innata de la democracia. Nicolás Maduro controla los medios en casi su totalidad y persigue hasta con cárcel a los que revelan información o eventos como por ejemplo el caso de Braulio Jatar por revelar videos del cacerolazo en Margarita o el de los médicos del hospital de Anzoátegui por tomar fotos de recién nacidos en cajas. No sólo los persigue, sino que a través de medios televisivos y/o cadenas de radio y televisión ataca verbalmente a quien opina distinto a él, incluso amenazando en algunas ocasiones.

Cuando veo el extracto de la entrevista de Capriles que publico en éste artículo, donde ataca a los que viven fuera del país por expresar su disconformidad acerca de cómo la MUD o el mismo Capriles han actuado al frente del liderazgo de la oposicion, lo que me viene a la mente (perdónenme pero así tal cual lo visualicé) es a Nicolás Maduro atacando la disidencia por expresar sus opiniones.

Con respecto a los "opinadores" que viven fuera del país, hay varios clases de inmigrantes; los que se fueron sin haber luchado porque piensan, y hasta cierto punto tienen razón, que la lucha política es trabajo de los partidos políticos cuando implica riesgos para la vida; los que se fueron luego de haber luchado y haber perdido mucho sin recibir apoyo de los dirigentes opositores; y los que se van por total indiferencia, preocupados por su propio interés (ellos también tienen derecho a opinar). Todos tienen razones válidas para haberse ido, la lucha política en dictadura cuando implica un riesgo para la vida es trabajo de los políticos, LOS QUE SE HACEN LLAMAR LÍDERES NO TIENEN DERECHO A TENER MIEDO, pues quisieron ser electos en un cargo público sabiendo a lo que se enfrentaban, un líder oye las aspiraciones y críticas de sus seguidores, y las analiza junto con sus acciones previas para luego hacerse una auto-crítica y mejorar el rumbo con un ligero cambio de timón o un cambio drástico consistente con la situación que vive en el momento.

La respuesta a Capriles por parte de un exiliado de nombre César Rangel (no apta para ver en el trabajo por su lenguaje soez), es una forma de "criticar la crítica a la crítica", valga la rendundancia, y me parece válida a pesar de lo grosero de su expresión, ya que según mi opinión particular lo que hizo Capriles es lo mismo que ha venido haciendo el gobierno de Maduro que tanto "ataca": Decir lo mucho que ha hecho (aunque no obtenga resultados) y atacar a quien lo critica en vez de reflexionar y analizar lo que ocurrió y buscar una solución real al problema, que comienza por escuchar precisamente al que te critica con base en lo que se ve a simple vista: que HAY MÁS DE UNA MANERA de haber enfrentado una salida de Maduro, y la MUD se encasilló en una (referendo revocatorio) que, de realizarse en 2017, será como dice Maria Corina: sacar al dictador pero dejar la dictadura con exactamente los mismo o peores problemas sociales y económicos que venimos enfrentando día a día los venezolanos.

A continuación el video al que hice mención:


Pablo Arcas @presentevzla

Te puede interesar: